¿cómo se hace un piercing?

¿Cómo se hace un piercing?

Seamos realistas. Llevar un piercing mola mucho, sobre todo, si sabes que te lo han hecho en las mejores condiciones, con el mejor equipo y con los mejores profesionales que te garantizan la calidad del trabajo bien hecho.

como-se-hace-un-pircing

Tiene muchos años de historia, y cada civilización lo ha utilizado para un fin: señalar la pertenencia a un grupo, señalar una jerarquía, con fines rituales… aunque sí, en los últimos tiempos las personas que se ponen piercing en nuestra sociedad lo hacen con un fin principalmente estético y decorativo. De todas formas insistimos: llevar un piercing mola mucho.
Puedes encontrar muchísimos sitios donde te puedan hacer un piercing en la parte de tu cuerpo que te quieras decorar, pero, la cuestión es si todos esos sitios te ofrecen las garantías que te ofrecemos nosotros en Lembruix.

Para empezar, a la hora de hacerte un piercing, es necesario asegurarse de que vamos a perforar la zona correcta, para lo que marcamos la zona con un bolígrafo especial.

Acto seguido, nos disponemos a perforar la zona corporal elegida, pero, no podemos olvidar que cada zona del cuerpo puede tener una sensibilidad distinta, y por lo tanto, es posible que al hacer la perforación pueda doler en mayor o menor grado, motivo por el cual, es posible adormecerla con algún tipo de anestesia local, para intentar reducir la sensibilidad, y, por lo tanto, el dolor. No es en absoluto recomendable tomarse una aspirina o similar antes de la perforación, ya que puede afectar a la coagulación sanguínea y por lo tanto, a la curación y cicatrización.

Con una aguja especial llamada cánula o catéter hacemos una pequeña perforación en la zona elegida, y luego, con la misma aguja, colocamos la joya en el orificio.

Es fundamental que el material esté correctamente esterilizado para evitar infecciones, y que la joya inicial sea de titanio, pues es un material que no puede llevar bacterias. Por supuesto, deben estar esterilizados igualmente y guardados correctamente.

Naturalmente, la perforación se debe hacer con guantes esterilizados y la piel a perforar debe estar limpia y desinfectada.

Para favorecer la cicatrización de la perforación, es necesario seguir todas las recomendaciones y pautas proporcionadas por nuestro personal, y cumplir con todas las curas, teniendo en cuenta que los plazos de cicatrización son distintos para cada zona del cuerpo.

Así, en el cartílago de la oreja, el tiempo de curación oscila entre los 6 y los doce meses, mientras que en el lóbulo, va de 1 a 3. En la ceja, el tiempo es menor, siendo el tiempo estimado de entre 5 y 9 semanas.

Desde Lembruix te recomendamos que antes de hacerte un piercing, te pases por nuestro local, somos especialistas en piercing en Barcelona y nos preguntes cuantas dudas tengas.