EL Handpoke

El tatuaje es un arte ancestral que se practica desde hace miles de años. En la actualidad existen novedosas técnicas y los expertos tatuadores innovan a diario aportando nuevas tendencias a este mundo, por lo que son muchos los amantes del tatuaje que quieren que sus cuerpos sean caracterizados mediante técnicas tradicionales de inserción de tinta bajo la piel.

El handpoke, que en inglés vendría a significar “empujar a mano”, es una técnica basada en la punción y la inserción de la tinta mediante una aguja, sería algo así como el puntillismo, que consiste en ir insertando punto a punto el color e ir así dando forma al tatuaje.

Esta técnica proviene de los indígenas orientales y tiene un origen ancestral que se remonta a hace miles de años. En Austria, más concretamente en la zona de los Alpes de Ötztal, unos alpinistas alemanes hallaron el cadáver congelado de un hombre del calcolítico cuyos restos de más de cinco mil años presentaban sesenta y un tatuajes realizados por pequeñas líneas y puntos.

En la actualidad, el handpoke ha empezado a recobrar tendencia y podemos decir que tiene, para aquellos que deciden exponer su piel a esta técnica, un significado más espiritual en el que se crea un vínculo y una conexión con el tatuador, dando un significado más profundo a sus dibujos.

Los diseños acostumbran a ser más sencillos debidos a que la técnica del handpoke es más lenta y, en principio, según algunas personas, puede resultar más dolorosa. Aun así se trata de una forma segura que cumple con todos los requisitos de sanidad y esterilización. Estos tipos de tatuajes acostumbran a sanar más rápidamente que los realizados de forma convencional.

El handpoke une las nuevas tendencias con las técnicas del pasado y abre un nuevo abanico de posibilidades al mundo del tatuaje.