HISTORIA DEL PIERCING GENITAL (PARTE 2)

En el anterior artículo nos centramos en la historia del piercing genital desde sus orígenes, en Asia hace dos mil años, hasta mediados del siglo xx. En esta segunda entrega, partiremos del primer gran evento dedicado a la perforación corporal que se realizó en la historia hasta llegar nuestros días, cuando realizaremos una radiografía del estado actual del piercing genital.

El año 1977 marca un hito en la historia del piercing: se celebra el Piercing Fans International Quarterly, con lo que la perforación corporal llega a mucha más gente y comienza el ascenso de su popularidad, también la del piercing genital. Ya en la década de 1980 en la zona de la bahía de San Francisco, Estados Unidos, se produjo un auge de la perforación genital, pero siempre enclavada en un sector minoritario, lo que podríamos denominar subculturas, situación que se prolongó hasta comienzos del siglo xxi.

A partir de entonces, las perforaciones genitales así como en los pezones, tanto en hombres como en mujeres, vivieron un auténtico boom. Ya no se trataba de grupos reducidos, sino que el piercing genital llegó a todas las clases sociales y a todos los niveles culturales. Así, celebridades como Lady Gaga, Christina Aguilera, Lenny Kravitz o Janet Jackson han optado por realizarse piercings tanto en la zona de los genitales como en los pezones. Podríamos decir que la persona tipo que se realiza este tipo de perforación es caucásica, perteneciente a una clase sociocultural media y especialmente joven en edad universitaria, con una demanda cada vez más creciente, un perfil muy alejado del que había marcado tendencia hasta entonces.

Por último, queremos hacer una referencia especial a las mujeres en cuanto a la perforación genital. Marilyn W. Edmunds, profesora adjunta de la Universidad Johns Hopkins, en una entrevista reciente, declaró: «Las mujeres con perforaciones genitales no pertenecen, como antaño, a la subcultura punk, en un claro deseo de experimentación y provocación de diversas facetas de su personalidad, sino que, en las últimas tres décadas, este tipo de práctica se ha posicionado como la corriente principal y las mujeres la llevan a cabo por muy diversos motivos». Sin embargo, otras voces, como la de Chelsea Bunz, piercer profesional británico, declaran que el incremento de la popularidad del piercing genital en las mujeres podría ser tan solo la consecuencia de que estas hablen más abiertamente de estas prácticas. «Creo que la perforación genital siempre ha sido popular. Lo único que ocurre es que hoy en día está mucho más socialmente aceptado hablar de ello, y son cada vez más personas “normales” las que se apuntan al carro, personas de todas las clases sociales y de cualquier tipo de profesión se realizan perforaciones genitales», declaró en una entrevista reciente.

Así pues, los piercing genitales son a día de hoy un tipo de perforación más, alejada del tópico del tabú al que se relacionaba hasta hace pocos años. En la actualidad son muchas las personas que optan por este tipo de adorno corporal por diferentes motivos, ya sean estéticos como encaminados a la estimulación sexual, tanto del propio portador del piercing como de su pareja sexual.