INDUSTRIAL PIERCING: LAS CLAVES PARA UN RESULTADO DE 10

Todos y cada uno de los piercings posibles tienen su encanto, y cada persona tiene sus preferencias. Sin embargo, hay algunos tipos de perforaciones que, por desconocidas, no se llevan tanto, a pesar de que pueden resultar extremadamente originales, precisamente porque no son las más manidas. Pues bien, en este artículo te damos las claves de uno de los piercings más atrevidos, personales e impactantes: el industrial piercing, un claro exponente de la estética punk.

En primer lugar, veamos qué es y cómo se realiza un industrial piercing. Como puedes ver en la imagen, la clave de este piercing es que se realiza mediante dos perforaciones en la parte superior del cartílago de la oreja, tras lo cual se coloca una barra que atraviesa las dos a la vez. La barra, claro está, se remata con el adorno que se desee, ya sean bolas metálicas o de fantasía (y aquí las posibilidades son casi infinitas). Así pues, tu piercer deberá ser un experto en este tipo de perforaciones, ya que los agujeros tendrán que colocarse estratégicamente para un resultado perfecto. La inclinación también puede variar para así colocar una barra más o menos larga. 

Y te preguntarás: como son dos perforaciones, ¿resultará el doble de doloroso? Y la respuesta es que evidentemente que será más doloroso que si solo te haces un piercing, pero no el doble, y en todo caso el dolor desaparecerá a las pocas semanas de la intervención, como en cualquier otro tipo. Con todo, partiendo de la base de que la oreja no es la zona del cuerpo más sensible, podríamos decir que el industrial piercing no es de las perforaciones más dolorosas que existen.

Por otra parte, sí que deberás tener más cuidado si cabe en cuanto a la limpieza y cicatrización en este caso, pues al hacer dos agujeros la zona se verá más afectada que si solo fuese uno. En tu tienda de confianza te darán las instrucciones necesarias para que todo vaya bien, pero te recordamos las claves: deberás limpiar la zona tres veces al día con una gasa empapada en suero fisiológico y retirar con sumo cuidado las secreciones que haya producido la perforación. Siguiendo estas sencillas normas, el industrial piercing se curará sin ningún problema.

No dudes en acudir a nuestras tiendas de L’Embruix, estaremos encantados de atenderte para informarte sobre este tipo de piercing y sobre cualquier otro que tengas en mente. ¡Te esperamos!