Los piercings, conocidos desconocidos

Los piercings, conocidos desconocidos

Tal vez hace unos años el hecho de ver a personas con partes de su cuerpo perforadas y decoradas con piezas diversas de joyería podía resultar extraño, pero hoy en día, es lo más normal en personas de distintas edades. Es lo que se llama piercing.

Esta forma de expresión tan actual es una forma de modificar nuestra anatomía para hacerla más llamativa o atractiva a veces, y pueden reflejar los valores culturales de cada una de las personas que lo llevan, así como esos valores religiosos y espirituales. Para otras personas es identificarse con un grupo concreto, o incluso puede, para otros, ser un elemento muy erótico.

Tradicionalmente, las mujeres occidentales se hacen un agujero en las orejas cuando eran pequeñas, mientras que hay culturas de épocas antiguas y otras partes del mundo en las que son hombres y mujeres los que se perforan distintas partes de su cuerpo.

Añadamos un poco de historia al tema…

El piercing se usa en muchas culturas distintas de nuestro mundo, en muy distintos países, que, en la gran cantidad de ocasiones son prácticas totalmente desconocidas para nosotros los occidentales.

En estas culturas de las que hablamos, la perforación de distintas partes del cuerpo tienen un significado importante: a veces es un rito, a veces es un distintivo de pertenencia a un grupo o a una tribu, e incluso pueden indicar jerarquía o que un joven ya ha alcanzado la edad madura.

Los primeros grupos humanos que usaron estos perforados, que ellos llamaban labrets, fueron los esquimales. Mediante la perforación se simbolizaba el paso de los jóvenes a la edad adulta, la adquisición de nuevas responsabilidades en la tribu y familiares, así como la llegada del momento en el que ya podían salir de caza con otros adultos.

También tiene su origen el piercing en las mujeres de las tribus africanas masai y mursi, que añadían en su boca unos discos para hacerlas mayor y además, también alargan los lóbulos de las orejas con unos carretes de metal muy grandes.

Algunas tribus han recuperado estas prácticas, como los guerreros Potok, que también tienen un disco en el labio y se perforan el tabique nasal con una hoja de árbol, o las mujeres de Nueva Guinea, que se perforan el tabique con una espina de pez. Por otro lado, las mujeres Tinglit perforan su cuerpo como forma de mostrar la llegada de la madurez sexual.

Otras tribus, como las de los indios Sioux probaban a los jóvenes de la tribu para ver si realmente estaban preparados para ir a la lucha con su pueblo perforando sus pezones y colgándose de los árboles.

Como ves, el piercing no es solamente una moda actual, sino que viene  de tradiciones ancestrales.

No obstante, es importante que si vas a ponerte un piercing lo hagas con todas las garantías, con profesionales.

En Lembruix tenemos un equipo experto con una amplia experiencia, que te ayudará no solamente a escoger el más adecuado, sino que te garantiza el mejor resultado.