MINITATTOOS: UN PEQUEÑO TESORO

No es un secreto: los tattoos pequeños llevan ya unos cuantos años en el candelero, y parece que, lejos de ser una moda pasajera, han venido para quedarse. Y no es de extrañar, pues tienen unas características específicas que los hacen accesibles a todo el mundo: son discretos, son elegantes y tienen un punto supercool que los convierten en los favoritos de muchos y muchas. Si deseas aunar todos estos conceptos en tu piel, los tatuajes mini son para ti.

Por lo general, los minitatuajes suelen dividirse en dos grandes grupos: aquellos con significado y aquellos que tan solo tienen un fin estético. Los tattoos del segundo grupo también suelen recibir el nombre de «minimalistas», y son pequeñas piezas decorativas, sin otro fin más «profundo». El más usual es el corazón, que suele ser el preferido de muchas mujeres, y es que se trata de una ocasión perfecta para demostrar a aquella persona especial que sientes algo por ella, por ejemplo, añadiendo la letra inicial de su nombre en el interior del corazón. Otro de los clásicos de los tatuajes minimalistas son los aviones de papel, que suelen decorarse con líneas discontinuas que simbolizan el vuelo del avión. Las flechas están muy de moda últimamente y las podemos ver en muy diferentes formas: formando parte del símbolo del infinito (otro clásico de los minitatuajes), en combinación con otros elementos o en lugares del cuerpo especiales, como podría ser la línea del bikini o el lóbulo de la oreja. Otros tattos minimalistas son las notas musicales, la marca de un beso, las huellas dactilares o de la planta del pie (sobre todo de bebés) o las huellas de nuestras mascotas.

Y pasamos ahora a los minitattoos con significado. El rey de este grupo es sin duda el ohm, que se viene tatuando desde hace décadas, pero que nunca ha pasado de moda. Su significado es por todos bien conocido: se trata de un mantra del hinduismo y hace referencia a nuestra espiritualidad, a nuestra comunión con el universo. Un tatuaje del signo ortográfico del punto y coma es otra de las posibilidades de un tattoo mini, que, como en la escritura, significa que te detienes en la vida pero que sigues adelante. Y vamos a por otro pequeño tatuaje muy conocido, el malin, un símbolo de origen sueco que nos recuerda que, a pesar de los malos momentos de la vida, hay que seguir avanzando. Otros símbolos muy socorridos son la flor de loto, las runas o el del infinito.

Sea cual sea la opción (u opciones) que escojas, busca siempre un profesional de confianza para obtener un resultado de diez. Tus minitattoos te lo agradecerán. Y recuerda el dicho: en el bote pequeño está la buena confitura.

 

¿Necesitas ayuda?