Normas de higiene para tatuajes y piercing que se deben cumplir

By 21/10/2020noviembre 24th, 2020Tattoos, Tatuajes en Barcelona

Los procedimientos que involucran la penetración de la piel conlleva un mayor riesgo de propagación de enfermedades porque los microorganismos (gérmenes) pueden ingresar muy rápido al cuerpo cuando se rompe la barrera cutánea.

Los microorganismos presentes en los instrumentos sucios que penetran en la piel han provocado brotes de enfermedades como la hepatitis C y B. La mayoría de los brotes de enfermedades se han producido cuando se utilizaron agujas contaminadas. Debido a este riesgo, las agujas no deben reutilizarse.

Para prevenir la propagación de enfermedades, los siguientes requisitos deben ayudar a los tatuadores y a otros profesionales del arte corporal a adoptar buenas prácticas de control de infecciones:

Normas de higiene en el sitio de trabajo

Cualquier equipo en las instalaciones debe estar en buenas condiciones de funcionamiento, limpiarse y secarse después de su uso.

Si los artículos reutilizables se esterilizan en el lugar, debe realizarse con un esterilizador de mesa. (Debe haber al menos una persona presente en el momento de usar el esterilizador que esté capacitada en el funcionamiento del esterilizador de mesa).

El local debe mantenerse limpio e higiénico en todo momento. Las áreas de tratamiento, como los bancos, deben limpiarse entre cada cliente y/o colocarse una cubierta limpia sobre la superficie de tratamiento.

Para evitar la contaminación cruzada, todos los líquidos, cremas, tintas y pigmentos deben decantarse en recipientes de un solo uso además debe usarse un aplicador de un solo uso para cada persona que se someta al procedimiento (sin doble inmersión). Los envases estériles deben abrirse justo antes de comenzar el tratamiento.

No se deben manipular las partes estériles del equipo que puedan penetrar la piel. (Si es necesario manipular equipo estéril, se debe utilizar un tubo de inserción estéril, un hisopo con alcohol estéril pre envasado, un hisopo seco estéril o guantes estériles de un solo uso). El área a tatuar debe limpiarse con un antiséptico para la piel.

¿Cuáles son las normas de higiene para tatuar que debe cumplir el personal?

Es importante para cualquier modificación corporal tener en cuenta detalles que pueden hacer una gran diferencia no sólo en la calidad del tatuaje o perforación sino también en la recuperación del mismo, ya que se evitan grandes problemas de salud.

Todo comienza desde la calidad de las tintas y que nunca se utilicen, hasta la ventilación del estudio de tatuajes.

Como se explicó antes es necesario que la zona de trabajo esté esterilizada y sin presencia de agentes contaminantes que puedan afectar la sesión, a la par de contar con buena iluminación y sistema de ventilación, debido a que un entorno oscuro y húmedo aumenta el riesgo de que se produzcan infecciones o mala práctica de tatuado.

¿Cómo debe prepararse la piel?

Inicia con la alimentación, dos días previos a la sesión de tatuaje o perforación se deben evitar alimentos como el pescado y frituras como también no consumir bebidas alcohólicas.

Lavar muy bien el cuerpo con jabones neutros y/o libres de fragancias al igual que la crema corporal de costumbre que se utiliza a diario, que como el jabón de baño debe estar libre de aromas.

Una vez en el estudio, en el caso de alguna perforación la piel la deben desinfectar con alcohol y gel alcoholado que la limpie de algún tipo de bacteria. De igual forma el espacio debe estar limpio, las herramientas esterilizadas y si hay film transparente en el área, este debe estar nuevo y cambiarse con cada cliente.

En el caso de tatuajes, las agujas deben estar nuevas (recién destapadas y en lo posible frente al cliente), tintas y contenedores limpios, como también todos los film de plásticos que rodean las mesas y asientos deben ser cambiados al terminar con cada cliente.

Asimismo, los tatuadores podrían mostrar su trabajo durante alguna sesión ajena al cliente para que esté determine si está cómodo con el artista, enseñando su manejo de las normas de higiene para tatuajes.

Precauciones

Tanto el tatuador como la persona que se va a hacer el tatuaje deben realizar ciertos preparativos preventivos, siguiendo las normas de higiene para tatuajes y así asegurar un proceso eficiente con el menor riesgo de infecciones posibles.

El tatuador debe tener todas sus herramientas esterilizadas ya listas para el procedimiento y vestir la protección adecuada, como guantes y un delantal que lo mantengan limpio además evitar manchas de tinta o sangre durante el proceso para que no ocurra algún tipo de contaminación accidental. Cada aguja debe ser nueva, no reutilizada por higiene y seguridad.

La persona que se va a hacer el tatuaje debe evitar bajo todo concepto asistir a la sesión de tatuaje bajo los efectos del alcohol y evitar fumar antes del proceso, debido a que estas sustancias hacen que la sangre del cuerpo se diluya resultando en un mayor sangrado y sensibilidad durante la realización del tatuaje además puede causar varios inconvenientes innecesarios.

Antes de realizarse el tatuaje se recomienda contar con las cremas y productos necesarios para el mantenimiento del tatuaje, dado a que el proceso de sanación empieza al momento de terminado el tatuaje por lo que se debe mantener hidratada y fresca la zona tatuada para garantizar un cicatrizado rápido y sin ningún tipo de secuelas.

Normas de higiene para piercing

Toda persona que atienda a un cliente debe tener las manos limpias. Las uñas de los dedos deben estar limpias y mantenerlas cortas para que puedan mantenerse limpios de manera más sencilla. La buena higiene de las manos es una de las formas más efectivas de prevenir la propagación de infecciones.

Los cortes, llagas y raspaduras en la piel expuesta (por ejemplo, manos o antebrazos) deben cubrirse con un paño limpio, vendaje impermeable. Esto protege al operador del riesgo de infección de la sangre del cliente por salpicaduras y al cliente del riesgo de infección si el operador tiene una herida abierta.

No debe comer ni beber en el área del procedimiento. Esto es para proteger al operador de consumir alimentos o bebidas que puedan haber estado en contacto con una superficie o pieza contaminada del equipo.