PIERCING EN LA CEJA

El piercing en la ceja se convirtió en uno de los más populares a principios de los años 2.000, a día de hoy no hay ese boom de entonces, donde era uno de los piercing más demandados tanto en hombres como en mujeres, pero sigue siendo uno de los habituales en los estudios de perforado.

Es un piercing que admite diferentes tipos de joyas, desde aros hasta barras, con muchas variaciones y posibilidades. Se realiza tanto en la ceja izquierda como en la derecha, normalmente lo más alejado posible del entrecejo. Esto se debe a cuestiones anatómicas, ya que en la ceja hay muchas terminaciones nerviosas, por lo que se realiza en una zona donde hay menos cantidad de nervios para evitar posibles complicaciones al perforar.

Es imprescindible que este piercing sea realizado por un profesional, ya que conoce perfectamente la anatomía de la zona y los pasos a seguir para una correcta perforación, en ningún caso se debe hacer este piercing de manera artesanal o casera, ya que puede provocar daños irreversibles y problemas graves como la deformación de la ceja o una infección cutánea.

Hay muchos vídeos en internet donde explican como realizar un piercing en la ceja casero, pero no caigas en la tentación, se ven autenticas salvajadas inecesarias.

Un piercing es una herida, y como tal hay que tratar de que se haga lo mejor posible y prestarle la atención que se merece. Las infecciones y consecuencias derivadas de una mala perforación pueden ser muy grabes así que no merece la pena arriesgarse.

Recomendación

Busca por tu zona o ciudad estudios o talleres de perforación y busca opiniones, cuando tengas clara la profesionalidad del centro, adelante, ve a visitarlos para ver que impresión te da en primera persona. Este es el momento de preguntar todas tus dudas y de quitarte los miedos, si los tuvieras.

¿Es doloroso?

El dolor que siente cada persona es diferente, hay muchos factores que influyen en la percepción del dolor. Incluso, una misma persona según este en un día mas calmado o nervioso, puede sentir mayor o menor dolor.

No obstante, la ceja es una zona muy carnosa, por suerte para nosotros, por lo que en el momento de la perforación apenas se siente dolor, podríamos hablar de un ligero pinchazo. Por sus características y la suavidad del dolor, lo podemos comparar con las perforaciones que nos realizamos en el lóbulo de la oreja, también una zona muy carnosa.