Piercing labio

piercing  labio

piercing labio

El labio, otra buena zona donde ponerse un piercing

Piercing labio

Sin duda, el labio es una de las zonas estrella que los usuarios de piercings utilizan para decorar con una de nuestras joyas una parte de su cuerpo.

El piercing en el labio viene de muy antiguo, es una práctica que tiene muchísima historia, encontrando su origen en las tribus de indígenas de América del Sur. Para las tribus y los pueblos que habitaban esta zona del planeta, la perforación del labio era toda una señal de poder entre los hombres, ya que con ella mostraban cuál era la jerarquía en estas poblaciones humanas.

En otros pueblos se ha usado con otras simbologías, como, por ejemplo, el paso a la madurez o simplemente forma de identificarse como miembro de una u otra tribu.

Sea cual sea la razón de que tú lo quieras usar, busca a profesionales que te ofrezcan las mejores instalaciones, los mejores materiales y, por supuesto, al mejor equipo. Todo eso lo puedes encontrar en Lembruix.

Hay un montón de variedades distintas a la hora de hacerte un piercing en el labio, según la zona del labio donde te perfores.

Los más comunes son tres (que comentamos ahora a groso modo): el labret, que es el que se coloca en el labrum (el espacio que queda entre la barbilla y el labio inferior, el medusa, que se coloca entre la nariz y el labio superior, o el Monroe, llamado así en honor al lunar que tenía la actriz norteamericana Marilyn Monroe y que se coloca a un lado del labio superior. En la cultura del piercing es un símbolo de sexualidad. Además, este es uno de los que menos duele.

Además de estos tres, hay otros, como, por ejemplo, el Jestrum, que se coloca en el labio superior en una perforación doble, o el llamado piercing Ashley, para el que se practica una sola perforación en la zona carnosa del labio. Dentro de estas últimas, hay subtipos, en las que lo que varía es la simetría de las perforaciones y de las cuales las más habituales son las se hacen con una o dos a cada lado del labio.

Así, el Shark bites la que se hace en la zona lateral del labio de abajo, mientras que el Dolphin Bites es una perforación doble debajo de este mismo labio, pero en sentido horizontal.

Por otro lado, hay muchas personas que nos preguntan el nivel de dolor de estos piercings: aunque esto es una cosa muy relativa, en este caso, podríamos decir que no es uno de los que más duele. En algunos casos se puede aplicar un poco de anestesia local para hacer que la zona que vamos a perforar tenga menos sensibilidad de la habitual, pero, en términos generales, el dolor de una perforación en el labio es bastante soportable y breve.

En cualquier caso, si tienes cualquier tipo de pregunta o de duda, en Lembruix estamos a tu entera disposición par responder a cuantas cuestiones nos puedas o quieras plantear.

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

Nombre

E-mail

Tu mensaje

captcha

Introdcuce código seguridad