Piercing Ombligo

Piercing Ombligo

Sensualidad hecha piercing: el piercing en el ombligo

Este sí que sí. Seguro que has visto a chicos y chicas luciendo ombligo con piercing, aunque sí que es verdad que generalmente son más ellas las que usan este piercing en el ombligo.

Lo cierto es que el ombligo es una de las zonas del cuerpo en la que es más habitual ponerse un piercing. Y es que ponerse una joya discreta y bonita en esta parte de nuestro cuerpo puede resultar muy atractivo para la persona que lo ve y para la persona que lo lleva.

Lucir un piercing en el ombligo en verano es todo un plus, es algo que queda bien, pero, como siempre decimos, antes de hacerte un piercing de estas características, es muy importante que sepas algunas cosas que a todas luces tienes que tener en cuenta, como por ejemplo que no es buena idea que te lo hagas en casa si no quieres correr el riesgo de que se te infecte y tengas un problema. En vez de eso, siempre aconsejamos que acudas a un establecimiento en el que te puedan hacer la perforación profesionales y con las garantías higiénicas y el equipo especial que una perforación de este tipo requiere.

Hay que tener muy en cuenta que el ombligo es una zona, por lo general, muy sensible, aunque no todo el mundo tiene la misma sensibilidad y por este motivo es muy posible que a unas personas les duela más la perforación y a otras menos. De cualquier forma, si te pones en manos de un perforador experto, lo hará con las técnicas y equipo necesarios para hacer que te duela lo menos posible.

 Uno de los motivos por los que los piercings en el ombligo son tan populares es por la gran cantidad de variedad de joyas que existen para colocárselo en esta parte de nuestro cuerpo.

Para colocarte un piercing en el ombligo, tenemos que perforar en la piel que está justamente encima de esta parte, y se hace de forma similar a la técnica que se usa para perforar las orejas, de forma rápida.

Algo que tienes que considerar es que una vez te hayas colocado el piercing es muy posible que te duela un poco, y, por supuesto, deberás ser muy cuidadoso o cuidadosa a la hora de hacerte las curas para evitar que se te infecte y te duela bastante más.

Igual que pasa con cualquier tipo de piercing, es fundamental que al ponerte uno en el ombligo extremes la higiene y la limpieza de la zona, y que observes al pie de la letra todas y cada una de las recomendaciones y de las pautas que te darán nuestros profesionales en Lembruix.

No dudes en ponerte en manos de verdaderos profesionales que te garanticen la correcta y adecuada perforación en un entorno completamente seguro para ti y que cuentan con las instalaciones y el equipo adecuado.

¿A qué esperas para lucir tu piercing en el ombligo? ¡Te esperamos!

SOLICITA INFORMACION SIN COMPROMISO

Nombre

E-mail

Tu mensaje

captcha

Introdcuce código seguridad