TATTOOS WATERCOLOR

Llamados watercolor o de estilo acuarela, los tatuajes realizados con este método se diferencian del resto por emplear tan solo tintas de colores (o colores y muy poco negro) al modo de la técnica pictórica de la acuarela. Ideales para pieles muy blancas, son especialmente escogidos por las mujeres por su delicadeza y sus diseños frescos y naíf. Descubre a continuación todos los secretos de este estilo de tattoo tan en boga últimamente.

TATTOOS WATERCOLOR

Como su propio nombre indica los tatuajes acuarela intentan plasmar en la piel esta técnica pictórica, que se caracteriza por emplear este tipo de pintura acuarelable que logra unos diseños muy frescos, suaves y llenos de color. No obstante, no nos esperemos los típicos bloques de color de los diseños de tattoo tradicionales, sino unos mucho más desvaídos y ligeros, casi como una pincelada. Además, por su gran profusión de colores son ideales para lucir en verano.

Y precisamente por estos motivos suele ser un estilo muy atrayente para las mujeres, que encuentran en él una manera distinta, original y delicada de plasmar en su piel un sinfín de diseños con un marcado cariz femenino. Los más típicos para ellas suelen ser rosas, mariposas y búhos, todos ellos elementos de la naturaleza cargados de color y con unas características muy distintivas: se trata de elementos con significados dulces, que ponen el punto sutil a una piel decorada. No obstante, los hombres se atreven cada vez más con este estilo, pues encuentran en él también una forma de diferenciarse de aquellos que lucen tatuajes más tradicionales, con el fin de lograr un toque de distinción.

Sin embargo, si deseas llevar un tatuaje de estilo acuarela o watercolor debes tener en cuenta unas cuantas cosas, que te detallamos a continuación. No suele ser un estilo que guste a todos los tatuadores debido, en primer lugar, a su dificultad técnica: no es fácil plasmar solo con color un tatuaje sólido y menos con tonos tan apagados; y, en segundo lugar, estos colores tan suaves suelen perderse con el tiempo, en mayor medida que los tonos potentes. Así pues, la principal desventaja del estilo watercolor es precisamente esta: tienen una duración mucho menor que otros estilos, y esto, sin duda, no es del agrado ni de la persona que se realiza el tatuaje ni del que lo plasma en la piel, es decir, el profesional. No obstante, un buen tatuador tendrá la pericia y los conocimientos necesarios para poder realizar un tattoo de este estilo, así que búscalo hasta que lo encuentres. ¡Suerte!