TATUAJE GEOMÉTRICO, EL ESTILO QUE ROMPE MOLDES

Relacionado íntimamente con la tribu urbana de los hípsters, así como otras subculturas menores, el estilo de tatuaje geométrico ha ido ganando adeptos durante los últimos años hasta posicionarse hoy en día como una de las corrientes de tattoo que más éxito está teniendo. Veamos en el artículo de hoy en qué consiste este estilo y cómo conseguir un diseño adecuado si tu intención es decantarte por un tatuaje geométrico.

En pocas palabras, el estilo de tatuaje geométrico consiste, tal como su nombre indica, en formas geométricas sencillas y limpias: cuadrados, triángulos, rombos o círculos son la base de los diseños de este estilo, así como cualquier otra forma geométrica. Así pues, podríamos decir que la técnica de este estilo es minimalista, pues se suelen emplear solo trazos muy finos y limpios, y por lo general solo se utiliza tinta negra. También puede describirse como abstracto, pues la mayor parte de los diseños de este estilo se basan en esta característica, aunque no es la única.

Y aunque hemos dicho que la tinta negra es la protagonista total de este estilo de tatuaje, no obstante, el color tiene cada vez más cabida, aunque de una manera secundaria, y por lo general se debe a que se introduce otro estilo en combinación con el geométrico. Y es aquí donde radica una de las máximas virtudes de esta corriente tan de moda en la actualidad: la capacidad de este estilo de poder combinar con otros muchos. Los más empleados son el estilo acuarela (también llamado watercolor, y del que hace poco publicamos un artículo), y el puntillismo o dotwork (del que hablaremos en una próxima entrega), pero en los últimos tiempos se puede ver fusionado con otros muchos.

Y aunque abundan aquellos diseños que tienen una tendencia abstracta (es decir, no son figurativos, no responden a una realidad tangente), también es muy común que se empleen estas formas geométricas para plasmar algo real, como animales, por ejemplo.
Se trata de una de las técnicas que más pericia requiere de los profesionales tatuadores, porque, aunque parezca que se trata de sencillas líneas, no tiene nada que ver dibujar una línea perfecta sobre papel que sobre la piel. Es precisamente la elasticidad de la piel lo que dificulta tatuar con garantías formas geométricas y solo los más avezados son capaces de conseguir unos resultados de sobresaliente.

Así que ya sabes, si lo tuyo son los tatuajes geométricos, busca un tatuador que tenga la experiencia necesaria para realizarte una pieza con todas las garantías.