Tatuaje infectado: Qué hacer, cómo evitarlos, causas y tratamientos

By 14/10/2020noviembre 24th, 2020Tattoos, Tatuajes en Barcelona

Un tatuaje infectado además de afectar la apariencia de la piel también es riesgoso a la salud, además de doloroso con una cicatrización lenta y que sin duda no se ve bien. Y por supuesto, este evento convertiría la sensación de tatuarse en una pesadilla irremediable inclusive.

Primero debes hacer una buena higiene del tatuaje, lavarlo con jabón neutro y secar con un paño de algodón o tela suave (nada poroso) y colocar la crema hidratante en pequeñas cantidades para no saturar el tatuaje infectado, si con esto la hinchazón o picazón no cede y no mejora de 1 a 2 días hay que ir al médico de inmediato.

Algunas causas pueden variar:

  • Sea por mala higiene en el estudio de tatuaje.
  • Ausencia de guantes durante la sesión de tatuaje.
  • Tintas vencidas o infectadas.
  • Agujas utilizadas.
  • Y estos factores pueden causar algo de terror es por ello que antes de tatuarse hay que supervisar estos detalles para determinar si es un buen lugar para llevar a cabo la pieza deseada.

Asimismo, otros factores pueden ser estar en contacto con el mar, exceso de exposición solar, cremas perfumadas, uso de alcoholes, fricción con telas inadecuadas y hasta el uso de jabones inadecuados durante la cicatrización. Sin embargo, también la sangre juega un papel importante, incluso si no es la primera vez que una persona se tatúa, porque se debe evaluar que la piel del cliente no haga queloide, si es diabético o es usuario de algún medicamento para patologías.

Cómo saber si un tatuaje está infectado: Síntomas…

Luego de la realización de un tatuaje es importante no sólo la higiene empleada en la sesión o sesiones, al llegar a casa sino también durante los primeros días, como usuario es notable si se posee un tatuaje infectado porque puede haber picazón, hinchazón por más de 48 horas y hasta si sutura pus o incluso sangre. Si hay coloración en las zonas aledañas al tatuaje y si hay algún otro síntoma.

En algunos casos el cliente presenta fiebre, mareos y una picazón incontrolable. Es importante que el tatuaje infectado comienza a ser tratado de forma adecuada para que el cliente no pierda la obra o peor aún pueda resultar en un queloide o mal formación en la piel. Una alerta sería que por más que haya picadura no rascar la piel ni con las uñas ni yemas de los dedos y prohibido el uso de toallas porosas.

También estos síntomas pueden sentirse durante los primeros días o en el momento que comienza a hacer costra, pero es de urgencia que apenas los síntomas se vuelvan irregulares visitar a un especialista.

¿Qué hacer para curar un tatuaje infectado?

De forma inicial, asistir a un doctor es lo primordial para estudiar el estado del tatuaje y la piel, manejar los cuidados adecuados de higiene para el tatuaje dependiendo si fue infectado durante la sesión o por malos cuidados del mismo durante la cicatrización (una vez ejecutado en el estudio de tatuajes).

Entonces, una vez detectada la molestia y visualizar alguna malformación que lo determinan como un tatuaje infectado se debe hacer una bitácora presentada por el médico o el mismo estudio de tatuajes, para que la medicación sea rápida y exacta, logrando así la recuperación exitosa y sin marcas irremediables en la piel.

Es importante que el paciente no se automedique ni utilice recetas naturistas que no sean indicadas por el especialista, tampoco consejos de terceros en la materia esto podría agravar la situación.

Consulta un medico

Una vez el cliente note problemas con la cicatrización o los síntomas explicados antes se debe concretar una cita con el doctor, especialista o dermatólogo para que de esta forma se atienda de forma rápida y profesional. En ocasiones puede resultar tedioso porque entran en juegos diversas polémicas con los especialistas, pero lo más importante es ser atendido para que el problema de un tatuaje infectado no se convierta en una marca desagradable.

Es importante que el cliente tatuado mantenga una bitácora constante desde el momento en que fue tatuado hasta la consulta para que no se le escape ningún detalle y el doctor pueda tratar el tatuaje de forma correcta. De igual forma, informar si el tatuado es diabético, hipertenso, consume drogas o medicamentos para tratar alguna patología, porque todos estos factores no sólo van al torrente sanguíneo sino también afectan la libre cicatrización.

Por otro lado, de ser posible el paciente deberá llevar sus exámenes de sangre para adelantar el análisis del doctor y que descarte cualquier irregularidad sanguínea que pudiese afectar la sana cicatrización del tatuaje, como también el descarte de hepatitis, VIH u otras enfermedades de transmisión mediante la sangre o agujas contaminadas.

Un tatuaje se puede infectar de múltiples formas porque recuerda que se trata de una herida en la dermis con coloración que necesita cuidados específicos para resaltar una piel con hermosos diseños.

Acude al estudio de tatuajes

Este paso es importante en el caso de que el tatuaje infectado sea a causa de malos cuidados o poca atención por parte del cliente y no por malas técnicas por parte del tatuador, a menos que este asuma el error y pueda ayudar con el tratamiento en caso de que sea una infección leve y no alguna que pueda formar queloide.

Pero es importante este paso, el tatuador debe conocer el proceso de sanación del tatuaje y los resultados finales una vez cicatrizado.

En el caso de que el tatuador revise el proceso de la sesión de tatuaje, pulcritud en su estudio y mantenga una comunicación con el cliente se deberá descartar cualquier mal cuidado o productos inadecuados durante la higiene de primeros días en la zona tatuada, a su vez revisar la salud y patologías del mismo para revisar qué o cuáles fueron los causantes de un tatuaje infectado.

La clave del éxito para la recuperación de un tatuaje infectado es la pronta atención al mismo, mejor si es el plazo de 48 a 72 horas que es el tiempo aproximado donde nacen los síntomas y que en verdad suelen ser más dolorosos y/o molestos.