Tatuajes en los codos ¿son dolorosos?

Una de las preguntas más clásicas que nos suelen hacer en nuestros estudios de tatuaje en Barcelona es sobre el tema del dolor. Hay ciertas zonas del cuerpo que son más sensibles que otras, pero en todo caso lo que prevalece en la percepción del dolor es la predisposición o no que tenga cada persona frente a este, lo que se suele llamar “umbral del dolor”. El codo es una de estas zonas y en el artículo de hoy os explicaremos por qué y cómo puedes disminuirlo.

Cualquier parte del cuerpo que decidas tatuarte va a doler, más o menos en función de múltiples variables. Como hemos dicho, tu umbral es una de ellas y quizá la más decisiva, pero también influye tu estado de ánimo, la forma en que te tatúan, el tatuaje en sí (tattoo japonés, tribal, etc.) y, por supuesto, la zona que te tatúes.

El codo suele ser una de las áreas de nuestro organismo que más suelen doler a la hora de hacerte un tattoo y es que se trata de una articulación y como tal el hueso se ve más expuesto que otras partes del cuerpo. A pesar de que la piel del codo es más gruesa que en otras zonas, no tiene apenas fibras musculares y por lo general carece de grasa. Así pues, aunque las agujas no “tocan” el hueso, como se suele decir falsamente, sí es cierto que la percusión de estas y la falta de amortiguación de músculo y grasa provocan un dolor más agudo.

¿Y cómo puedes disminuir el dolor de un tatuaje en el codo? Pues bien, existen cremas anestesiantes que lo mitigan, pero precisamente no están muy recomendadas para tatuarse en las articulaciones (codos o rodillas por ejemplo), pues deforman la textura de la piel y estas zonas ya de por sí son difíciles de tatuar. Así que lo único que te queda es pedirle al tatuador que sea lo más delicado posible, realizar el tatuaje en diversas sesiones o en la misma sesión hacer algunas pausas.
No dudes en consultarnos sobre tatuajes en el codo en cualquiera de nuestros estudios de tatuajes en Barcelona L’Embruix.