TATUAJES Y POEMAS

Desde hace ya años, llevar un tatuaje ha dejado de ser un tabú. Antiguamente, si tus tattoos estaban a la vista había una gran cantidad de trabajos a los que no podías acceder. Sin embargo, esto ha cambiado en los últimos tiempos. Ahora, lucir tatuajes en cualquier parte de tu piel no solo no se ve con malos ojos, sino que incluso puede verse como algo positivo, pues dice mucho de nosotros. Y uno de los tatuajes que más nos muestran al mundo sin duda son aquellos que enseñan nuestras intenciones de la manera más directa: las palabras.

Son muchas las personas que se han tatuado todo tipo de palabras en nuestros estudios de tatuajes en Barcelona, y muchos de ellos en zonas tan inusuales como las palmas de las manos. Incluso algunos se han atrevido con frases más o menos largas. Sin embargo, pocos son los que se han decidido por los poemas. Y creemos que los poemas, más o menos cortos, son una de las opciones más atrevidas y sinceras a la hora de expresar un sentimiento y proclamar a gritos quiénes somos. Porque de eso, al menos en parte, se trata el tatuaje, de enseñar al mundo un trocito de nuestra alma, de nuestra forma de ser, de nuestros sentimientos, anhelos y frustraciones.

Poemas de autor o de cosecha propia

Hay mil y una opciones entre las que escoger. La literatura es una gran fuente en este sentido. Hay que recordar, además, que en español escriben 300 millones de personas en una infinidad de países, cada cual con su propia cultura y literatura. Así que tienes un amplísimo abanico entre el que escoger para tu nuevo tatuaje. Por otro lado, si quieres que tu poema tenga un halo de misterio, puedes decantarte por otros idiomas, más o menos conocidos.

La otra opción es ponerte manos a la obra y sacar lo mejor de ti en un poema de tu cosecha. Sin duda, será único y nadie más en el mundo llevará algo ni parecido. Así que si lo tuyo es la originalidad por encima de todo, ya sabes. Coge pluma y papel y pide a las musas que te inspiren.

El tipo de letra

En cuanto a la tipografía, entramos en un mundo casi infinito. Tienes opciones hasta aburrirte, tanto gratis como de pago si quieres un plus de autenticidad. Por mucho menos de lo que crees puedes acceder a un tipo de letra que te será difícil volver a ver en un tattoo, así que quizá vale la pena. Aquí también vale lo que comentábamos antes: si se te da bien la caligrafía, atrévete a escribirlo tú mismo. En nuestros estudios de tatuajes de Barcelona te informaremos sobre si el tipo de letra vale para un tatuaje y en caso contrario junto con tu tatuador de confianza podréis modificarla hasta que este te dé el visto bueno.