Cómo ser un tatuador: Guía de recomendaciones y consejos

By 21/10/2020noviembre 24th, 2020Tattoos, Tatuajes, Tatuajes en Barcelona

¿Eres un artista y quieres plasmar tu arte en algo más que solo un papel? El tatuaje es uno de los medios de expresión artística más famosos en el mundo, muy solicitado por personas que buscan inmortalizar algún dibujo específico que sea importante en sus vidas, por lo que buscan recurrir a tatuadores expertos que le garanticen la perfecta reproducción de esa imagen en su piel sin riesgos de infecciones o enfermedades.

Si quieres ser quien haga realidad este deseo de cientos de clientes, sigue nuestra guía y consejos útiles para aprender cómo ser un tatuador de categoría, posicionándose en la industria como uno de los más famosos y solicitados tatuadores en tu ciudad o país.

¿Qué hay que estudiar para ser tatuador?

Los tatuajes se están volviendo cada vez más aceptados como una forma de arte moderno además las técnicas y estilos se están diversificando cada vez más. Es una buena idea aprender sobre otros tipos de arte además de aprender sobre el arte del tatuaje. Hay muchas formas de hacer esto, como tomar clases de arte en un colegio o universidad, sacar libros de la biblioteca o aprender durante un aprendizaje.

Los tatuadores deben ser excelentes para esbozar ideas para sus clientes y para aquellos que están muy interesados en el juego de la luz y los diseños realistas, puede ser útil tener la capacidad de esculpir un diseño para poder verlo en tres dimensiones.

Consejos para cómo ser un tatuador:

Para ser un tatuador se requiere un cierto nivel de estudio y preparación previas para poder ejercer esta práctica, a la par de contar con las mejores herramientas disponibles en el mercado y recomendada por los mejores tatuadores en el negocio. La higiene es parte esencial de la vida de un tatuador porque asegura tatuajes impecables sin riesgos de infecciones posteriores.

A continuación se listan los mejores consejos para llegar a ser uno de los mejores tatuadores en el mercado. Son consejos concretos y sencillos de seguir al pie de la letra. Además va a adelantarte en tu carrera para plasmar tu arte en la piel de cientos de clientes que buscan un tatuaje que los acompañará el resto de sus vidas si están satisfechos con el trabajo.

1.Dibujar: Aprende, practica y mejora

La parte esencial de cómo ser un tatuador es el saber cómo dibujar, siendo esta habilidad la inspiración principal que impulsa a las personas a convertirse en tatuador, llevando sus creaciones a la piel para darles vida. No es una limitante el tener poca o ninguna experiencia en el arte de dibujar, por lo que se puede realizar cursos para aprender o pulir tus habilidades para poder crear los mejores dibujos posibles con diversas técnicas.

No se debe olvidar que no es lo mismo dibujar en un papel, lienzo o en un software digital y lo mismo aplica con la piel  que será tu nueva mesa de trabajo, requiriendo una especialización que se enseña en las escuelas  para tatuadores.

2.Estudia y prepárate

Hay muchos estilos de arte del tatuaje en los que los artistas pueden especializarse como:

  • Irezumi / Japonés tradicional.
  • Negro y gris.
  • Línea fina.
  • Biomecánica.
  • Old School.
  • Cartoon / Anime.
  • Maorí y tahitiano.
  • Punteado o con puntos.
  • O acuarela solo por nombrar algunas ramas de estudio.

3.Acepta la oportunidad de ser aprendiz

Similar a las pasantías que realizan los estudiantes de una carrera universitaria o instituto técnico, muchos tatuadores locales ofrecen oportunidades para los nuevos prospectos que quieren entrar al mundo del tatuaje profesional. El ser aprendiz de tatuador no desmerece a nadie sino todo lo contrario debido a que se pueden aprender técnicas y hábitos excelentes para realizar sus propias prácticas de tatuaje.

Si se quiere aprender a cómo ser un tatuador un paso fundamental es trabajar junto a los mejores en el área, asistiendo en las sesiones y cada cierto tiempo te van a otorgar la oportunidad de realizar un tatuaje para que pongas a prueba todo lo que has aprendido en este tutelaje informal.

4.Cumple con la ley

Si ya tienes todo lo necesario para emprender tu negocio de tatuajes, el primer paso es contar con todos los permisos además cumplir con las regulaciones y leyes de higiene para esta práctica. Tanto el establecimiento como las herramientas deben estar dentro de los parámetros establecidos por los entes de salud para los pacientes y el practicante.

Cumplir con estas leyes asegura una mayor confianza para los clientes que saben que contarán con un tatuaje realizado en un entorno saludable, esterilizado y con lo necesario para que el tatuaje quede en perfectas condiciones sin riesgos para la salud de la piel ni contagio de alguna enfermedad durante el proceso.

5.Aprende buenas prácticas de higiene

Todo tatuador que se respete y sea experto en su práctica debe controlar las nociones básicas de higiene y salubridad, tanto para sí mismo como para el entorno de trabajo siendo un ejemplo esterilizar de forma cotidiana las herramientas para tatuar, asear el local de trabajo a diario además estar al día con todas las leyes y regulaciones de sanidad para este tipo de actividad.

Todas estas medidas son necesarias para poder cumplir con la labor de tatuar en un entorno saludable, asegurando la integridad del cliente y de su tatuaje y así garantizar una mayor cantidad de clientes a tu local gracias a las recomendaciones de los clientes satisfechos que asistieron antes a la sesión de tatuaje.

6.Compra tus herramientas

Un artista se identifica por la calidad y mantenimiento de sus herramientas, por lo que lo más importante de cómo ser un tatuador es procurar tus propias herramientas, asegurando que sean de calidad y de las mejores marcas posibles en el mercado.

Si formas parte de un equipo de tatuadores compartiendo un mismo local no es recomendable que se compartan herramientas o que tengas sets de uso compartidos, no da buena imagen al equipo de tatuadores.

No solo compres las mejores herramientas para tatuar signo adquiere también los complementos y útiles de mantenimiento para ellas, tomando el hábito de realizar limpieza y calibración de tus utensilios para tatuar además probar la calidad de las tintas que compres para plasmar tu arte en la piel.