Piercing en el pezón: Lo que debes saber antes de hacerlo

El piercing en los pezones si bien no es uno de los más controversiales, si uno de los más pensados para jóvenes y adultos. Lucen muy sensuales y con actitud. Una de las primeras preguntas de los clientes al pensar en esta perforación es el tiempo de curación, los cuidados y en el caso de amamantar:

El público es amplio para un piercing para pezón porque no hay límites de sexos para ella, solo el cliente debe tener en cuenta que requiere un proceso lento de sanación algo molesto en ocasiones, que debe tener todos los cuidados del mundo para no dañar ningún nervio de la zona. Sobre todo en madres o jóvenes que quieran serlo.

¿Duele el piercing en el pezón? En el comienzo el cliente debe estar consciente que tiene un nivel de dolor medio y que los cuidados son todo para este tipo de perforación, así que si sanará mucho más lento que un tatuaje pero al sanar el periodo de dolor se olvidará. 

Pero en el momento de tenerlos la vida cambia de forma divertida ya emoción de conseguir nuevas piezas o joyas para tus perforaciones, lo sexy que te puedes ver con camisetas sin bra, sorprenderte a ti y a tu pareja con mucha personalidad además hacerte feliz si de verdad tanto lo deseas.

Iniciaremos con que la edad recomendada es luego de los 18 años porque es una perforación bastante invasiva y que requiere de total atención y cuidado, pero si cuentas con la autorización de tus padres o tutores en el caso de que seas menor de edad entonces hazlo con toda libertad y precaución. 

Cómo se debe hacer de manera correcta

En esta fase la responsabilidad queda en iguales partes entre el cliente y el especialista. Debes estar cómodo o cómoda, aclarar todas tus dudas y el perforador debe utilizar guantes además herramientas limpias y desinfectadas. También se te indicará utilizar ropa cómoda y cubrir esta zona del polvo o agentes externos de camino a casa.

¿Existen riesgos para un piercing de pezón?

Cómo cada actividad, por supuesto que sí. Desde infecciones hasta lastimar algún nervio, hemorragias, alergias y hasta queloides por mencionar algunos riesgos.

Pero para evitar tales situaciones siempre se debe tener en cuenta el lugar, la persona, los cuidados y el historial de salud siendo esta última es de suma importancia que sea de conocimiento para el perforador.

Cualquier duda siempre consúltalo con tu tatuador, perforador o especialista en la piel sin miedo porque es tu cuerpo y para verse bien siempre debes tener la iniciativa de revisar todas tus dudas para entrar en confianza y por fin lucir esos pezones que tanto anhelas.

Algunas costras

Desarrollarás muchas costras en esta zona y es normal, pero no debes arrancarlas de forma brusca porque ellas poco a poco irán cediendo para dar a lugar una hermosa perforación.

Saldrán en las aberturas y los alrededores de llenarán de líquido y  no hay que temer porque es el proceso natural de cicatrización, para evitar que cierre la “herida” tendrás que mover un poco la pieza para evitar también que está se acople a la roncha o a la piel, con movimientos lentos hasta que en el proceso se pueda realizar sin inconvenientes.

Qué cuidados debo aplicar piercing en el pezón

Verifica el uso de gel antibacterial, alcohol, sonda de sanitación para sus herramientas, cómo también la limpieza de la pieza a introducir. El perforador debe ser respetuoso y por supuesto explicar el proceso de cuidado antes y durante la perforación.

No hay que auto medicarse, seguir las recomendaciones de un especialista y en caso de tener alguna complicación ir al médico. Evitar colocar ungüentos de aroma o conocidos como perfumados en la zona del pezón.

El más común es la solución salina

Utilizar sales marinas sin olores ni colorantes diluidas con agua para desinfectar y desinflamar es la clave para este tipo de perforación. Al inicio causara algo de picazón o molestia pero es normal, no hay que temer. 

La sal ayuda al proceso de desinfección y cicatrización de la piel a través de la prevención de agentes invasores que afectan el normal proceso de reconstrucción de la dermis al igual que una perforación en la oreja. Es un paso clave. 

Ten cuidado con la ropa que usas

Utilizar camisas y brassieres limpios, debes estar muy atento en el momento de desvestirse para no arrastrar el piercing del pezón con alguna tela o hilo.

Suéter, camisas de hilo, demasiado ajustadas, corsés, o camisetas de algodón con fibras gruesas pueden quedarse enganchados en el piercing en el pezón y doler muchísimo. Y por supuesto la pulcritud de la ropa (al usarse diario y todo el día) es un punto muy favorable para sanar sin contratiempos.

Cuidados con productos de aseo

Jabones con olores a flores, frutas, etc., shampoo, exfoliantes y sales aromáticas están prohibidos para esta zona durante la cicatrización. Que además del dolor que pueden causar a la herida es probable que puedan inflamar la zona debido a los ingredientes e incluso el alcohol que contienen diversos productos de aseo personal.

Durante la cicatrización el uso de jabones neutros debe ser aquellos que no perjudiquen el PH de la piel y si, sentirás algo de escozor pero una vez habituada esta práctica y removida con abundante agua el proceso de limpieza estará completo.

En el caso de amamantar

Ahora en el caso de que seas o te conviertas en madre, puede ser un poco más complicado, debido al tiempo de sanación más si estás amamantando puedes postergarlo o bien arriesgarte.

Más por seguridad del bebé y tuya se sugiere remover la piezas durante la lactancia y limpiar el área para evitar la proliferación de bacterias que afecten esta zona o la salud del bebé y volver a colocar la pieza para evitar se cierre la perforación. Pero claro que puedes.

Otra recomendación es en el momento de realizar siempre estar muy al pendiente de cualquier complicación, dolor inusual, olores y hasta el desarrollo de la costra para atender de forma temprana cualquier problema.