TATTOO FLASH: BUENO, BONITO Y BARATO

Como buenos amantes de los tatuajes que somos, hay ocasiones en las que sentimos la imperiosa “necesidad” de marcar nuestra piel, ahora, en este justo momento y rápido. ¿Te ha pasado alguna vez? Pues tenemos la solución para ti: en estos casos los tattoos flash son ideales. Y en este artículo te contamos por qué, así como las claves para elegir bien. ¡A divertirse!

Por “tattoo flash” se entiende un tatuaje de diseño preconcebido por el artista tatuador, es decir, que no está pensado para nadie en concreto, sino que se ha creado fruto del talento del artista del tatuaje en un determinado momento. Si haces un poco de memoria, recordarás que tanto en los estudios como en las convenciones de tattoos, se exhiben cuadros con una serie de pequeños tatuajes: estos son los tattos flash. En sus comienzos, este tipo de láminas se creaban con el fin de mostrar los diseños a los clientes, una manera de que se inspiraran si no tenían una idea muy concretada. Sin embargo, con el tiempo algunos artistas del tatuaje se especializaron en la realización de estos cuadros para venderlos a otros estudios, algo que suele ser más común de lo que nos gustaría, ya que de esta forma se pierde la originalidad de la pieza, una parte muy importante a la hora de marcar tu piel con un tattoo.

Y aunque los tattoos flash no tienen unas características demasiado estrictas, sí hay algunas cuestiones que comparten. Sin contar con una medida estándar, suelen tener un tamaño pequeño, pues se trata de un tatuaje que se debe hacer en un periodo de tiempo corto, una de sus características principales. Por otro lado, aunque te mostrarán diversas láminas con diseños entre los que escoger, es posible que te den la posibilidad de modificar el tatuaje para adaptarlo a tus gustos. Y una buena noticia: por ser un trabajo rápido y sin demasiada preparación previa el precio es muy económico. Por último, es posible que en el estudio donde te realices el tatuaje tenga la política de eliminar de su catálogo el tatuaje que te has hecho, para que así no te encuentres a tu vecino con el mismo.

Así que ya sabes: si tienes el gusanillo de tatuarte hoy mismo, no cuentas con un presupuesto muy elevado y tienes prisa, los tattoos flash son lo tuyo. ¿Por qué no?

¿Necesitas ayuda?