Venom piercing, consejos y cuidados

piercing venom

Las perforaciones son prácticas de arte corporal que suelen llamar la atención a muchas personas amantes de ese mundo o a quienes desean tener un accesorio distinto en su cuerpo, tal como el Venom piercing, que tiene características bastante interesantes y se ha convertido en el favorito de los jóvenes últimamente.

Llevar un piercing en la lengua es una modalidad que se viene realizando desde hace muchos años y requiere la intervención de un experto en la materia, teniendo en cuenta la cantidad de terminaciones nerviosas que pasan por la lengua, lo que exige una gran precisión y conocimiento.

Piercing Venom ¿de qué va esto?

El Venom piercing se refiere a un tipo de perforación que se hace en la lengua, a lo ancho de esta, en dirección horizontal, por lo que deja a la vista dos elementos que se asemejan a los colmillos propios de las serpientes. Dependiendo del resultado estético deseado, la joya se ubica en el extremo de la lengua o un poco más adentro.

¿El piercing Venom es doloroso?

Teniendo en cuenta la cantidad de terminaciones nerviosas que posee la lengua te informamos que la colocación del Venom piercing suele provocar un poco de dolor, cuyo nivel de intensidad depende específicamente de la zona en la que se realiza la perforación, la habilidad de quien la hace y el grado de susceptibilidad al dolor de la persona.

Aun así, todos los que se han colocado este tipo de piercing en la lengua coinciden en que provoca un dolor punzante al principio, en especial cuando se introduce la aguja, el cual dura muy poco tiempo, por lo que no es un procedimiento que resulte tan doloroso o molesto.

Riesgos del piercing Venom

Colocarte un Venom piercing implica una serie de riesgos que debes considerar antes de colocarte este tipo de piercing, entre los que podemos mencionar un daño en algún nervio de la lengua, así como una infección en la zona perforada.

Estos riesgos puedes evitarlos al máximo si contratas a un especialista en perforaciones y piercing que realice de manera adecuada el proceso y si tienes los cuidados de higiene adecuados después del procedimiento.

Cuidados necesarios para el piercing Venom

Cuando te colocas un Venom piercing debes llevar a cabo una serie de acciones higiénicas y cuidados específicos para evitar el desarrollo de una infección en la zona de perforación, durante las primeras tres o cuatro semanas.

Entre estos cuidados se encuentra el cepillado adecuado después de la ingesta de alimentos, usar un enjuague bucal que no contenga alcohol, así como las limpiezas con una solución compuesta por agua y sal, tres veces al día.

Evita durante la primera semana el consumo de alimentos calientes, duros, picantes, ácidos o lácteos, ya que pueden provocar irritaciones en la zona perforada. Para reducir la inflamación y el dolor coloca hielo en la zona al menos una vez al día.

También es importante que no fumes, no bebas alcohol y no tengas contacto sexual con la lengua, debido a que esto suele afectar el proceso de cicatrización del piercing.