Zonas de dolor para tatuajes ¿Qué parte duele más y que parte duele menos?

Todo cuerpo es un lienzo personal que se puede adornar con diseños artísticos de los profesionales en arte de los tatuajes. Tatuarse es un proceso que lo hagas donde lo hagas va a causar dolor dado a la inyección de la tinta entre las capas de la piel. La mayoría del cuerpo es apto para ser tatuado cambiando nada más la intensidad de dolor dependiendo de la zona donde se realice el dibujo.

Existe una lista de las zonas de dolor de tatuajes que los ordena según la intensidad siendo la axila o la cara siendo zonas muy delicadas por lo fino del pie o, en contraste los brazos que tienen una capa más gruesa de piel que atenúa el dolor reduciendo su intensidad.

Consejos para evitar el dolor

Más allá de trucos para evitar el dolor de las zonas de dolor de tatuajes se trata de mantenerte en condiciones saludables de hidratación, sueño y buena alimentación. Lo que se debe evitar a toda costa es ir a la sesión habiendo consumido alcohol o fumado debido a que esto diluye la sangre ocasionando que se sangre mucho en el momento de tatuarse, alargando el proceso de tatuado y extendiendo más el dolor al inyectar la tinta.

Zonas donde duele menos tatuarse

Los sitios donde el dolor del tatuaje es más leve son aquellos donde la grasa y grosor de la piel son mayores creando mayor distancia entre los huesos y la piel. 

La parte superior del cuerpo como la espalda  y las extremidades son partes que tienen una densidad de piel mayor y se protegen los huesos por la capa de músculos que absorbe el dolor del proceso de tatuado.

Mitad superior de la espalda

Es la parte más amplia del cuerpo que se puede tatuar y es ideal para enseñar el tatuaje en playas o piscinas y fáciles de cubrir si se requiere. 

Hay que tener especial cuidado con el área del omóplato que se podría considerar el punto vulnerable de la espalda dado la proximidad al hueso, lo cual puede hacer intenso el dolor si no se maneja de manera correcta la aguja. 

Brazo y antebrazo

Consistiendo en la zona más visible aparte de la cara, los tatuajes realizados aquí se pueden lucir de varias maneras a la vez que ocultarlo con una camisa manga larga. 

Las extremidades superiores tienen una capa de músculos que previenen dolores intensos en el momento de inyectar la tinta. Los brazos y antebrazos al ser las áreas más expuestas de manera constante toleran los niveles de dolor haciendo el proceso de tatuado poco más que una molestia.

Piernas y muslo

Preferidos por las chicas los tatuajes en las piernas aparte de ser llamativos y fáciles de lucir, es el lugar donde se percibe menos dolor del cuerpo por la densidad de la piel y distancia con el hueso. 

Aunque sea una zona de menos dolor, la parte anterior de los muslos es más sensible por la cantidad de nervios ocasionando molestias que se deben aguantar para no moverse en el momento de ser inyectada la tinta.

Zonas donde duele más tatuarse

A diferencia de las zonas antes mencionadas están las partes más específicas donde aplicar un tatuaje puede ser muy doloroso dado a su ubicación y grosor de la piel. Ya sean las partes íntimas del hombre y la mujer además de sus alrededores como también la cara y zona abdominal. 

Se recomienda si se es muy sensible al dolor utilizar anestesias en forma de crema para atenuar un poco el dolor de la aguja al inyectar la tinta.

Axila y el tríceps

Las axilas son delicadas en extremo y muy sensibles al dolor de tatuajes por sus múltiples terminaciones nerviosas agregando el constante cosquilleo que ocurre dentro de la axila. Es un área que duele mucho más que la mayoría de las partes del cuerpo.

Aunque no duele tanto como los tatuajes en la axila, el tatuaje de tríceps tiene un margen de dolor muy amplio mientras más se acerque la aguja tanto al lado contrario del tríceps y el codo. Si se es tolerante al dolor no se percibirá mayor molestia durante el tatuado.

Estómago

En cuanto a zonas de dolor de tatuaje se refiere, el estómago es muy complicado de medir y trabajar por igual dado a la proximidad con la boca del mismo y el esternón porque mientras más se acerca a estas partes más intenso será el dolor.

También cabe destacar que el estómago es la zona que más se mueve durante la respiración, complicando la sesión de tatuaje debido a los movimientos involuntarios que el dolor de la aguja puede causar por respiración alterada e inestable.

Pezones

Contando con muchas terminaciones nerviosas y lo delicado del tejido tanto en hombre como mujeres, el pezón puede formar parte de un tatuaje más grande. Aparte de que se debe tener extremo cuidado en el momento de hacer la inyección de tinta debido al dolor extremo y porque es propenso a infección.

Cara

Todo el rostro se puede tatuar pero es una zona que duele mucho para hacer un tatuaje alivianando un poco el dolor en la zona de las patillas pero las mejillas y coronillas duelen y escuecen muy fuerte. 

Se recomienda empezar por diseños pequeños sin relleno o sombreado para tu primer tatuaje en la cara para adaptarte poco a poco al dolor que se va a sentir.

Gemelos, Rodilla y pies

Empezando por los pies el dolor es muy intenso por los tendones y más aún en los dedos. En el caso de la rodilla al ser una articulación el dolor puede ser insoportable, peor aún en la parte trasera dado a lo delgado de la piel. Los gemelos son una zona amigable para tatuar variando el dolor por la posición en la que esté colocado el cliente en el momento de tatuarte.

Zona íntima

Aquí se asegura el máximo nivel de dolor si planeas hacerte un tatuaje en tus zonas íntimas y a pesar de la creencia de que la ingle es una zona muy dolorosa, la verdad es que no duele tanto como los genitales de ambos sexos siendo empeorado por el nivel de tolerancia al dolor de cada quien.