TATUAJES MÁS DOLOROSOS SEGÚN INKED MAGAZINE

Es un hecho bien conocido que hacerse un tatuaje duele. En su mayor parte, todos estos lugares enumerados a continuación son extremadamente dolorosos y definitivamente debes ser consciente de eso antes de ingresar para que se entinten estas áreas. Gran parte del dolor proviene de la falta de amortiguación de músculo o grasa dentro de estas áreas, lo que hace que las agujas pasen repetidamente por capas delgadas de piel y hueso. Cuando solo se trata de piel y huesos, sabes que va a doler. Pero no te preocupes, una vez que superes el dolor, se irá con una pieza que hace que todo valga la pena. Sin dolor no hay ganancia. Así que mira esta lista a continuación para ver algunos de los diez lugares más dolorosos para tatuarte.

  • El esternón es doloroso por razones similares al tórax, pero el esternón también se extiende hasta el estómago, provocando que las vibraciones dolorosas del tórax también se extiendan hacia abajo.
  • Al igual que con muchas de las otras áreas dolorosas del cuerpo, el brazo interno realmente va a doler. La delgadez de la piel es nuevamente la culpable, y los nervios reaccionarán instantáneamente a cualquier aguja de sombreador. Si bien algunas áreas simplemente palpitan y duelen, esto se siente más como una quemadura por rascado. ¡Hay que estar preparado!
  • Las manos, dedos y nudillos especialmente, son extremadamente huesudos y están llenos de ligamentos. Además, debido a que la piel de tus manos es tan delgada, va a ser extremadamente doloroso tatuar esta zona
  • El contorno, el sombreado y el resaltado son muy malos al tatuarse las costillas. La piel es tan delgada sobre esta área ya altamente sensible y los huesos se extienden dejando áreas de surcos y hueso directo para que las agujas pastan. Definitivamente vas a necesitar descansos durante las sesiones de costillas.
  • Hay una enorme cantidad de huesos en el pecho. A menos que realmente estés trabajando en esos pectorales, la piel estará delgada y se notará directamente en esa zona ósea del pecho. Ah, y ¿mencionamos que las vibraciones de las agujas de repente serán mucho más notables esta vez? Te atreverías a tratuarte ahí?
  • No lo llaman el “swellbow” por nada. El codo no solo va a doler, sino que para empacar la tinta correctamente, estará sentado en un ángulo incómodo con el brazo doblado en todas direcciones, y luego, cuando todo esté dicho y hecho, tu codo se hinchará a lo loco.
  • Los pies son bastante manejables al principio, pero a medida que avanza la sesión de tatuaje, realmente comenzarás a sentir el dolor. La parte superior de los pies será lo peor. Y prepárate para los sombreados, cúlmen con el que rematarás ese dolor.
  • ¿Qué podría ser peor que el brazo interno? La axila, por supuesto.
  • Muchas personas creen que las rodillas son ridículamente dolorosas, y aunque tatuarse las rodillas va a doler, nada se comparará con el dolor de tatuarse la parte posterior de la rodilla. Al igual que con la zanja del codo, la parte posterior de la rodilla está recubierta con una piel delgada y maleable y una importante falta de músculo. Así que coje aire!
  • Por último las agujas que vibran y te apuñalan repetidamente en la cabeza no van a ser una experiencia muy agradable. Aunque se dice que el cráneo no es tan doloroso como muchos creen, seguirá siendo una sesión incómoda para uan gran mayoría.