2020: ÚLTIMAS TENDENCIAS EN PIERCINGS

En el artículo de hoy te proponemos un viaje por las últimas tendencias en piercing que van a pegar fuerte el próximo año: 2020. En las siguientes líneas, encontrarás todos aquellos tipos de perforaciones corporales que tendrán un papel destacado durante los próximos meses. Así que si estás pensando en hacerte un piercing te recomendamos que prestes especial atención a lo que te contamos a continuación. ¡Atento!

Una de las tendencias que han pegado fuerte durante los últimos años es el stacking, o, lo que es lo mismo, realizarse varias perforaciones en las orejas, en sitios estratégicos para conseguir un look rompedor y con una gran cantidad de posibilidades, con un sinfín de combinaciones que harán las delicias de todos. Así, puedes hacerte desde un industrial o un tragus hasta un conch o un rook, que podrás adornar con diversas joyas según sea tu gusto o según quieras combinarlo con tu outfit.

En cuanto a los piercings corporales, tendrán un tirón considerable aquellos que pueden lucirse durante los meses de calor, como por ejemplo en los pezones o en el ombligo. Sin embargo, tras una larga temporada apostando por joyas demasiado intrincadas, este 2020 se llevan más sencillas y minimalistas, lo justo para dar un toque sofisticado a tu atuendo de playa y piscina o para las noches cálidas o los días de festival de los meses más tórridos del año, que es cuando mejor podemos enseñar nuestros pequeños tesoros.

Y acabamos como empezamos, en la zona de la cara, para enseñaros las apuestas más firmes para el año que en unos meses arrancará. Las nuevas tendencias apuntan a zonas del rostro clásicas para practicar perforaciones, como las cejas, la lengua o la nariz. Sin embargo, lo que cambia son los tipos de joya, como en el caso de los piercings corporales. Así, se trata de piezas inspiradas en la naturaleza, con formas orgánicas, tanto de flora como de fauna. Y si hay alguna tendencia que haya que destacar especialmente, esta son aquellas joyas que combinan y enlazan piercings en la oreja y en la nariz, o en la boca y la oreja, por ejemplo, generalmente por medio de finas cadenas.

Sea cual sea tu preferencia, encontrarás el tipo de piercing que se adapte a tus gustos, pues en el mundo de la perforación corporal las posibilidades y combinaciones son infinitas. Eso sí, asegúrate de que te pones en manos de un profesional y con las máximas garantías higiénicas.